De lo hospitalario a lo infernal: Venus podría haber apoyado la vida

La superficie “infernal” de Venus puede que alguna vez haya sido habitable, con un océano poco profundo de agua líquida, temperaturas superficiales más frías y una atmósfera más delgada, parecida a la Tierra.

Empleando modelos similares a los utilizados para predecir el cambio climático en la Tierra, investigadores de la NASA del Instituto Goddard de Estudios Espaciales (GISS) hallaron que Venus -el segundo planeta del sol y el mundo más caliente del sistema solar- podría haber sido capaz de sustentar la vida durante los primeros dos mil millones de años de la historia temprana del planeta, dijeron funcionarios de la agencia en una declaración.

Venus: una atmósfera sofocante

La Venus actual, por otra parte, no es tan hospitalaria. El planeta estéril es conocido por tener una atmósfera sofocante de dióxido de carbono que es 90 veces más gruesa que la de la Tierra, con nubes de ácido sulfúrico y temperaturas superficiales extremadamente calientes que alcanzan los 864 grados Fahrenheit (462 grados centígrados).

“Muchas de las mismas herramientas que usamos para modelar el cambio climático en la Tierra se pueden adaptar para estudiar los climas en otros planetas, tanto del pasado como del presente”, dijo en la declaración Michael Way, autor principal del nuevo trabajo e investigador de GISS. “Estos resultados muestran que la antigua Venus puede haber sido un lugar muy diferente al actual.”

Venus y la Tierra son muy similares en tamaño y masa. Y aunque se cree que los dos planetas también se han formado a partir de materiales similares, esos materiales evolucionaron de manera diferente porque Venus está mucho más cerca del sol. Los datos de la misión Pioneer Venus de la NASA, que orbitó el planeta de 1978 a 1992, sugieren que Venus tenía un océano temprano que fue evaporado por el sol.

Cuando esto sucedió, las moléculas de vapor de agua en la atmósfera fueron separadas por la radiación ultravioleta y el hidrógeno escapó al espacio. Como resultado, el dióxido de carbono se acumuló en la atmósfera, creando lo que los investigadores llaman un efecto invernadero fugitivo que atrapó el calor y llevó a las condiciones actuales observadas en el increíblemente caliente planeta.

Venus también gira en su eje mucho más lentamente que la Tierra, con un día en Venus equivalente a 117 días en la Tierra. Estudios anteriores han demostrado que la tasa de rotación lenta de Venus se debió probablemente a la espesa atmósfera del planeta. Sin embargo, los nuevos hallazgos, publicados el 11 de agosto en Geophysical Research Letters, desafían esta teoría.

En cambio, los nuevos modelos climáticos mostraron que una atmósfera más delgada y similar a la de la Tierra en la antigua Venus podría haber producido el mismo índice de rotación que el planeta actual, dijeron los funcionarios de la NASA en la declaración.

Usando mediciones de radar de la topografía de Venus, tomadas por la misión Magallanes de la NASA, los investigadores simularon cómo habría sido el planeta hace miles de millones de años. Lo hicieron llenando las tierras bajas con agua y factorizando en una atmósfera más delgada y más tenue, el sol antiguo.

El equipo planteó la hipótesis de que la antigua Venus tenía un paisaje mucho más seco que la Tierra, lo que habría limitado la cantidad de agua evaporada de los océanos, así como el efecto invernadero resultante del vapor de agua.

La temperatura de Venus es más fría que la de la Tierra

“En la simulación del modelo GISS, el giro lento de Venus expone su lado del día al sol durante casi dos meses a la vez”, dijo Anthony Del Genio, coautor del estudio y científico de GISS, en la declaración. “Esto calienta la superficie y produce lluvia que crea una gruesa capa de nubes, que actúa como un paraguas para proteger la superficie de gran parte de la calefacción solar. El resultado son temperaturas climáticas medias que en realidad son unos pocos grados más frías que las de la Tierra de hoy”.

Con temperaturas más frescas, la nube cubre el planeta para protegerlo de los rayos brillantes del sol y un océano poco profundo, la vida pudo haber tenido la oportunidad de prosperar en Venus. Los funcionarios de la NASA señalaron que este hallazgo ayudará a los investigadores en su búsqueda de otros planetas habitables posibles.

 

Reply